sábado, 22 de abril de 2017

Periodismo popular





Una forma de leer los periódicos es aquella que procura adivinar para quién fue escrita esta noticia o esa crónica o aquella columna. El ejercicio resulta tan entretenido como aleccionador y, la verdad, no hace falta demasiada pericia.

¿Que para quién escriben los periodistas? Este texto de aquí ha sido escrito para el jefe en la redacción, para tenerlo contento; el otro para el jefe en el partido político, para adularlo o ganarse su confianza; aquel para quedar bien con un amiguete o devolverle un favor o convertirlo en deudor de un bombo, y el de acullá se dirige a los colegas, para que rabien al ver el estilazo galano con el que menea la pluma su autor. ¿Para quién se escriben los periódicos? Para la publicidad y la propaganda, amalgamados hoy en una plasta viscosa que lo pringa todo; se escriben para la burocracia y sus burócratas, para los tecnócratas y sus expertos, para las corporaciones y sus ejecutivos, para los políticos y sus asesores, para los ideológicos y sus consignas, para los escritores y su vanidad, para los cantamañanas y su promoción… Y así hasta el último renglón de la última página.    

Sin embargo, los periodistas y los periódicos, con ese gusto tan suyo por las patrañas romanticonas, prefieren decir que escriben para los lectores. ¡Oh, los lectores! ¡Oh, divinos lectores! Enternecedor, si no fuese porque, de un tiempo a esta parte, acto seguido se les escupe que son ellos y nadie más que ellos los culpables del deterioro de la profesión. El Mundo se ha especializado en el reproche hasta convertirlo en un género. El enésimo columnista que se ha entregado a él no debe de leer su propio periódico y subraya en las primeras líneas la originalidad del planteamiento que pasa a exponer y que, resumido, dice así: «El público no solicita saber sino participar. […] Aunque ignore el método o carezca de conocimiento para desempeñarse. Lo cual ha metamorfoseado el oficio de informar. Surge la figura del profesional en busca de aplauso, reacio a herir la sensibilidad del pueblo y crearle incomodidad. […] Tanto vales, tantos cliqueos, seguidores, me gustas o abucheos sumas». Nombra a los lectores culpados con sustantivos colectivos como «público» o «pueblo» y cuando ese sujeto feroz ruge, pasa a llamarlo «audiencia». «La audiencia ruge» y el periodista, cual intrépido domador de fieras, no puede acobardarse, «debe reivindicar la condición elitista de su función social». Así que el problema de unos periódicos escritos para la caterva aristocrática de burócratas, tecnócratas, ejecutivos, políticos, periodistas y anunciantes es, en realidad y según quienes los hacen, una «audiencia» que no se siente interpelada por el periodismo realmente existente, que quiere ver aduladas sus opiniones y aspira a ver satisfecho el voraz apetito de su estupidez.

Bien, sabemos contra quien escribe el columnista de marras. ¿Pero para quién? Porque esa es la pregunta importante. Es obvio que escribe para esa supuesta aristocracia bien informada y mejor pensante que cree que el mundo está poblado por lerdos ávidos de tópicos que ratifiquen sus creencias. El columnista les dice que sí, que tienen razón, que hay que revindicar el elitismo y les ofrece unos párrafos que tienen la misma complejidad argumental que un meme, pero menos logrados que muchos memes y sin su gracia.  

Posdata: Debajo de la columna en el periódico de papel, había un anuncio de la suscripción a El Mundo. Debajo de la columna en el periódico digital, luce la publicidad de El Mundo en Orbyt y a continuación la recomendación de otros contenidos: «Los montajes más canallas de la caída de Messi contra la Juve», «Kim Kardashian enciende la redes: “La gripe es la dieta más prodigiosa”», «Los mejores bikinis y bañadores de 2017 según tu cuerpo», «Compra un Skoda y conduce 7.000 km. sin pagar gasolina» y «Por qué comprar un nuevo ordenador regala más tiempo a su usuario». El periodismo popular, el periodismo popular, ¡ad mass!

No hay comentarios:

Publicar un comentario